Marcianitos de los 80: los videojuegos más míticos


11 mayo, 2017 - 12:10 pm - Sin Comentarios

Marcianitos de los 80
Los juegos de marcianitos de los 80 fueron los primeros en llegar a los salones recreativos. De hecho, las primeras máquinas arcade surgieron de títulos de este género. A continuación os hablamos de cómo nacieron los juegos marcianitos de los 80 y os recordamos algunos de los más míticos.

Solemos referirnos a ellos como marcianitos de los 80, pero lo cierto es que estos videojuegos pertenecen a un género muy concreto y, por supuesto, con un nombre mucho más técnico: Shoot’em up, que significa algo así como “mátalos a tiros”. Pero ya sabéis que el inglés no es el punto fuerte de muchos españoles y, por eso, aquí hablamos de este género como ‘matamarcianos’ o, como decíamos, ‘marcianitos’.

Todos estos conceptos se refieren al mismo tipo de juego: un persona u objeto, que suele ser una nave u otro vehículo -pero también puede ser un arma o un disparador- tiene que disparar a todos los enemigos que aparecen en la pantalla. Y lo normal es que sean muchos… y según se va pasando de nivel, muchísimos… y atacan cada vez más rápido… Total, que al final con los marcianitos de los 80 acabábamos con el dedo y el botón arcade casi quemados porque no podíamos soltarlo ni un momento.

Éste era y es el mecanismo más básico pero, como todo, el típico juego de marcianitos que conocimos en los 80 ha ido evolucionando y dando lugar a varios ‘subgéneros’. Así, el más sencillo en el fixed shooter (tirador fijo), pero también están el multi-directional shooter (tirador multidireccional) que puede rotar y moverse por toda la pantalla, el rail shooter (disparador de rail o riel) que se mueve hacia el interior de la pantalla, los scrolling shoooters, con desplazamiento de pantallas…y así, un montón de variaciones más. Sin embargo, los más puristas se limitan a incluir en este género a los videojuegos del estilo de Space Invaders o similares, y poco más.

Como ya os contamos en otro post, uno de los primeros videojuegos de la historia, y uno de los primeros arcade, fue Spacewar! Fue creado en el MIT de Boston y consistía en dos naves que se disparaban misiles entre sí. Tuvo mucho éxito y, como decimos, se puede considerar el precursor de los juegos de marcianitos de los 80 pero no fue hasta la llegada de Space Invaders, cuando este tipo de juegos empezaron a dar la vuelta al mundo.

Los 11 mejores juegos de marcianitos de los 80

Space Invaders

Sin duda, la referencia absoluta en el mundillo del juego de marcianitos de los 80. El padre de la criatura es Toshihiro Nishikado, que lo concibió en 1978 para Taito.

Marcianitos de los 80: Space Invaders

Su funcionamiento es muy sencillo, un Shoot’em up clásico, en el que el jugador controla un cañón que sólo se puede mover de derecha a izquierda y disparar. Disparar para destruir a los marcianitos ochenteros de toda la vida, invasores espaciales (significado de Space Invaders), que son nada más y nada menos que un calamar, un cangrejo y un pulpo. Pero el jugador cuenta con un par de ventajas: escudos protectores que se irán destruyendo poco a poco con los disparos de los extraterrestres y un platillo volante que puede aparecer en la parte superior para dar puntos extra.

Como ya hemos dicho y ya sabéis, el éxito de Space Invaders fue impresionante. Tanto, que en seguida salieron copias, ya que el original carecía de copyright. Así, salieron otros videojuegos de marcianitos de los 80 como Super Invaders y Fast Invaders. Y, más adelante, las adaptaciones del original como Space Invaders’95 y Space Invaders Extreme. La idea era irse adaptando a los nuevos formatos y las últimas novedades tecnológicas relacionadas con el mundo de los videojuegos. Todos esos están muy bien, sí, pero a nosotros -como súper nostálgicos que somos- nos gusta el de toda la vida. Y, de hecho, así lo puedes encontrar en las Máquinas Arcade de MiArcade.

Asteroids

Por su estética, parece el primero de todos, el más antiguo, pero no. Lo que ocurre es que se basó en Spacewar! Y ése sí que fue el germen de todos. Tal vez por eso, parece tan simple. Pero, en el fondo, funciona de manera muy similar al resto de videojuegos de marcianitos de los 80: hay que disparar sin parar. La diferencia es que en éste, hay que evitar chocar con los fragmentos de los asteorides que vamos destruyendo .

Marcianitos de los 80: Asteroids

Asteroids nació en 1979. Un genio llamado llamado Lyle Rains lo diseñó y otro coquito llamado Ed Logg lo programó para Atari. E hicieron un gran trabajo porque pronto se empezaron a vender copias como churros. De hecho, Atari tuvo que dejar de trabajar en otro proyecto que tenía en mente porque literalmente “no le daba la vida”. Tal vez la principal innovación que incluyeron fue la clave del éxito: los jugadores podían registrarse en el juego con sus iniciales y eso ahora lo vemos normal pero ¿os imagináis lo que supuso para los chavales de los 80 que por entonces se gastaban su paga en los salones recreativos?

Galaxian

En aquellos años, en los que todo era nuevo y cualquier innovación lo petaba, las empresas jugaban al “¿quién da más?” y en este caso fue Namco el que introdujo una novedad a un juego de marcanitos. Esa novedad era incluir todos los gráficos con color RGB verdadero.

Marcianitos de los 80: Galaxian

Por lo demás, Galaxian es muy similar a Space Invaders. Una sola nave tiene que enfrentarse a un montón de alienígenas que, por complicarlo un poco más, atacan a la nave en plan kamikaze. Además, cuando destruye un enjambre, se encuentra con otro más agresivo que el anterior. Vamos, como todos los marcianitos, se complica a medida que avanza la partida.

Galaga

También de Namco, éste es de 1981. Es decir, nació sólo un par de años después que Galaxian, del que se considera como su sucesor. Así que ya os podéis imaginar las similitudes; en sólo dos años no había dado tiempo a reinventar gran cosa, pero bueno, alguna que otra novedad sí introducía.

Marcianitos de los 80: Galaga

Por ejemplo, los marcianitos se van colocando en la pantalla haciendo piruetas cuando empieza el juego. Además, aunque tomen posiciones, sólo disparan al salirse de su formación para acercarse al enemigo (que somos nosotros). Y, por si esto fuera poco, existen unos alienígenas más peligrosos: los ‘boss galaga’ que, entre otras cosas, necesitan dos disparos para ser eliminados.

Además de la mecánica habitual de cualquier videojuego de matamarcianos, éste permite otra forma de juego también innovadora que lo hace más entretenido, el ‘challenging stage’. Es un reto -como su propio nombre en inglés indica- que consiste en matar a 40 marcianos casi a la vez para conseguir 10.000 puntos extra. Esta opción de juego aparece cada tres niveles

Xevious

Desarrollado por Namco y manufacturado por Atari, éste es probablemente uno de los juegos de marcianitos que más novedades introdujeron de una sola tacada. Por un lado, fue uno de los primeros videojuegos con disparos verticales. Por otro, sus gráficos fueron revolucionarios para la época y un juego de grises y sombras dotaba de gran calidad a los objetos y las formas. Y, por si fuera poco, era el primer juego en el que aparecían “secretos” y “bonus” que el jugador debía ir descubriendo por sí solo.

También fue uno de los primeros títulos de los que se hizo un anuncio exclusivo, ya que hasta entonces había anuncios genéricos de Namco. Hemos encontrado esta película promocional que sirve de ejemplo de todo lo que hizo Atari para promocionar el videojuego. Lástima que no hayamos encontrado el anuncio original para televisión que decía: “Are you devious enough to beat Xevious?” (¿Eres lo suficientemente astuto para vencer a Xevious?”) y cerraba con el siguiente texto “el videojuego que no puedes jugar en casa.”

Pero las argucias publicitarias de Atari no fueron suficientes para convencer a los estadounidenses. Xevious no pasó desapercibido pero tampoco lo petó. Al contrario que en Japón, donde a día de hoy es considerado un videojuego de culto. Y, ojo, hagamos caso a los japoneses…que de esto de marcianitos entienden un rato.

Phoenix

Como en la mayoría de los videojuegos de marcianitos de los 80, en Phoenix hay una nave en la parte inferior de la pantalla que sólo se puede mover en horizontal y que tiene como objetivo matar a los bichos que atacan. Y esos bichos son, en este caso, dos tipos de pájaros.

Marcianitos de los 80: Phoenix

 

Lo más novedoso de este título de 1980, desarrollado por Amstar Elctronics, es que introdujo por primera vez el concepto de “jefe de final de fase”, es decir, ese enemigo que parece invencible cuando nos pasamos unas cuantas pantallas. En este caso, el “jefe” sale en la quinta pantalla y, tras vencerlo, el videojuego vuelve a la primera que, obviamente, se hace más difícil.

Y Phoenix tiene una cosa más:una barrera protectora repelente de los ataques enemigos que se queda activa durante un solo segundo.

 

TwinBee

Konami es el creador de éste y de casi todos los juegos de marcianitos de estilo ‘cartoon’. Sólo con ver alguno de sus personajes, está claro que se trata de un título japonés.

Marcianitos de los 80: Twin Bee

Aunque se acabó convirtiendo en una serie, el primero y principal era el de 1985, con el mismo título que la serie, es decir, TwinBee. Y el éxito en el país nipón fue tal, que el videojuego inspiró un radio drama y un anime.

Gradius

Como el anterior, nació en 1985 gracias a Konami. Y la principal novedad es que el jugador tiene una barra de selección de armas. Además, los escenarios y los enemigos van cambiando.

Marcianitos de los 80: Gradius

Lo que no cambia y se va repitiendo a lo largo de todo el juego es ‘Destroy the corel!’ (Destruye el núcleo), ya que muchos jefes tienen su punto débil en el núcleo o núcleos de su nave. Y acabar con él no es fácil, ya que habrá muchos enemigos y puertas que nos impedirán destruirlo. Esto vale para los jefes que son naves. Hay otros orgánicos, que tienen su punto débil en alguna parte de su cuerpo, como la boca, un ojo, el ombligo…

Parodius

Como su propio nombre indica, es una parodia. Y sí, para los que no lo hayais pillado, es una parodia del anterior: Parodia+Gradius= Parodius. Bueno, en realidad de todos los videojuegos de marcianitos de los 80. De hecho, en Parodius salen algunos personajes de otros títulos como TwinBee. Vamos, que la cosa no puede ser más japonesa.

Marcianitos de los 80: Parodius

Como en Gradius, el jugador va pasando por diferentes pantallas -cada una con su ambiente- y tendrá que ir acabando con los ‘jefes’ que se le vayan apareciendo. Lo gracioso del tema -y por eso es una parodia- es que no son naves en ningún caso, si no personajes de lo más pintoresco, como una especie de bailarina de striptease a la que hay que esquivar entre sus piernas y un pingüino gigante al que hay que matar disparándole tantas veces como sea posible.

También son personajes -algunos más curiosos que otros- las naves que el jugador puede elegir, cada una con sus características concretas: un pulpo llamado Takosuke, el pingüino de Antartic Adventure y Penguin Adventure, llamado Pentarou, Goemon de Ganbare Goemon, Caballero Popolon de Knightmare y la nave de Gradius, Vic Viper.

R-Type

Fue la compañía Irem la que en 1987 creó este videojuego para máquinas arcade. En él, el jugador controla un caza especial R-9 que, por un lado, tiene un láser para acabar con los enemigos y, por otro, una cápsula llamada Force cuyo poder va aumentando a medida que se van recogiendo armas. Ésta era su principal novedad respecto a cualquier otro juego de marcianitos de los 80, que esa cápsula ‘Force’ ayudaba tanto a atacar a los enemigos como a defenderse de ellos y, además, se podía separar de la nave para utilizarla como satélite. Y, encima, permitía al jugador disparar hacia atrás, es decir, hacia la izquierda de la pantalla, ¡toda una revolución!

Marcianitos de los 80: R-Type

Y no era la única, porque técnicamente, R-Type también ofrecía novedades. Por muchos objetos, enemigos, armas, disparos… que haya en la pantalla, nunca se ralentiza, algo muy común con otros marcianitos de recreativas arcade.

Darius

Taito creó este videojuego en 1986 para máquinas recreativas de juegos arcade. Pero para unas muy especiales, porque necesitaba tres monitores para verlo, ya que la pantalla del juego era más ancha de lo habitual…un mueble arcade completamente innovador. 

Marcianitos de los 80: Darius

En este juego arcade de los 80, la nave espacial que controla el jugador se llama Silver Hawk. Mientras se va desplazando por los distintos escenarios que conforman las fases del juego (denominadas “zonas”) combate contra diversos cazas, vehículos terrestres, torretas y otros obstáculos. Para acabar con ellos, cuenta con misiles, bombas y un campo de fuerza protector, que también le servirán para destruir al jefe que se encontrará al final de cada zona. Y una vez aniquilado, deberá elegir a qué zona de las 28 que tiene el juego desea continuar.

 

Éstos son sólo algunos de los juegos de marcianitos de los 80 más míticos de la historia que hemos querido recordar en MiArcade, pero hay muchísimos más ¿cuál era vuestro favorito?


Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar