Mortal Kombat II: 25 años de un clásico


5 abril, 2018 - 11:55 am - Sin Comentarios

Mortal Kombat II
Hay clásicos que nunca mueren. Es el caso de grandes videojuegos como Mortal Kombat II. Fue una de las maquinitas más solicitadas en los salones recreativos. Una de las que más gente reunía a su alrededor y de las que más se quedaba con nuestra paga. Y también una, por qué no decirlo, con la que nos encantaba hacernos los guays delante de la chica que nos molaba. Pues de aquello, de la llegada de Mortal Kombat II a las maquinitas hace ya 25 años -sí, lo sabemos, ahora mismo te sientes un viejo, pero es la cara oscura de la nostalgia-.

De todas las maravillas que nos dejaron los 80 y 90, hay cosas que han envejecido mejor…y otras peor (¿habéis vuelto a ver, por ejemplo, La vida de Brian? Sin comentarios). Afortunadamente, los videojuegos suelen estar en la lista de las cosas que han envejecido bien. No todos, pero sí la gran mayoría,sobre todo a los que nos gusta tanto jugar en las maquinitas. Uno de ellos es, sin duda, Mortal Kombat II.

Siempre estará en el aire el debate de Mortal Kombat II VS Street Figther II. Pero no queremos entrar en polémicas. Para nosotros, es como la eterna pregunta de ¿a quién quieres más, a papá o a mamá? Y, sin contestarla, yéndonos por la tangente, ahora nos vamos a centrar en el título de Midway que es el que cumple medio siglo en 2018.

Actores reales y otras novedades en Mortal Kombat II

Ésa fue la gran diferencia de la segunda entrega de la saga respecto a la primera. Que la primera estaba bien, sí. Pero, como era habitual en la industria de los videojuegos en los 80 y 90, la prisa apremiaba y se quedaron muchas cosas en el tintero. Por eso, para la segunda parte, los creadores de Mortal Kombat se dieron el gusto de hacer aquello que no pudieron hacer al principio.

Para empezar, se mejoraron los gráficos, los colores, el realismo. La sangre era más roja y los escenarios más oscuros. Pero para compensar tantos fatalities cargados de violencia, Mortal Kombat II introdujo un par de movimientos de los luchadores que daban cierta ternura a los luchadores. Se trata de Friendship y Babality.

Imagen del Friendship de Mortal Kombat II

El primero, “amistad”, no era ni más ni menos que eso, un gesto de amistad entre enemigos. Eso sí, el gesto llega cuando uno de los dos sale victorioso de la pelea. El detalle es que en vez de matarle, el que gana tiene un gesto de amistad -previa combinación especial de botones que debe hacer el jugador-  que consiste en darle un regalo, soplar burbujas y  hasta convertirse en un muñeco de nieve. Semejante pastelada es tan insólita que hasta el speaker del videojuego dice cada vez que esto ocurre: Friendship. ¿Frienship?

Imagen de Babality en Mortal KomBat II


Personalizar Máquina Arcade

El segundo movimiento final que era nuevo en Mortal Kombat II, Babality, no tiene nada que envidiar a los Friendships, en lo que a ñoñería se refiere. En este caso, consiste en convertir al enemigo, una vez derrotado, en bebé, ya sea con pañales o con su propio traje -incluidas las armas- en miniatura.

Pero esto son sólo detalles “curiosos” que le dan un toque diferente un videojuego tan violento. Lo que realmente marcó la diferencia en la segunda entrega de Mortal Kombat fue el trabajo de actores profesionales para diseñar a los personajes. En la fase de diseño del videojuego, se fue grabando a diferentes actores haciendo movimientos de lucha -tampoco muy acrobáticos, que estamos a principios de los 90 y la tecnología tenía sus límites y luego se iban pasando esas imágenes a un ordenador para ir elaborando las animaciones de cada luchador.

Mortal Kombat II también incluyó nuevos personajes…y eliminó otros

Personajes de Mortal Kombat II

El innovador sistema de diseño de personajes y sus movimientos que os acabamos de contar tenía sus limitaciones. Como hemos dicho, las acrobacias más complicadas no podían trasladarse al videojuego y eso hizo, por ejemplo, que tanto algunos movimientos y trajes de los protagonistas fueran un poco simplificados. Por eso, y sobre todo por un problema de falta de memoria, la segunda entrega de Mortal Kombat tuvo que prescindir de dos personajes, Sonya y Kano.

Pero el videojuego no podía quedarse sin mujeres. Si quería competir contra Street Figther II, tenía que haber una rival de Chun-Li sí o sí. Y a falta de una, dos: Kitana y Mileena.

Cosas que tal vez no sabías de Mortal Kombat II

Si eres un friki de los videojuegos arcade, y sobre todo de los de lucha, seguro que todo lo que te contemos ya lo sabías. Y probablemente sepas muchas más cosas que nosotros. Pero para el común de los mortales, hemos descubierto un par de detalles que en MiArcade nos han parecido de lo más curioso.

El primero, es que Mortal Kombat II tiene otro clasicazo escondido. Y nada ver con un juego de peleas. Todo lo contrario, mucho más pacífico. Estamos hablando del Pong, uno de los primeros videojuegos de maquinitas que aparece en la pantalla, cuando hayamos conseguido la nada fácil tarea de conseguir 250 victorias consecutivas.

El segundo, y éste no se ve pero os lo contamos, es que Midway destinó ni más ni menos que 10 millones de dólares para promocionar Mortal Kombat II y eso incluyó un anuncio tan maravilloso como éste.

La verdad es que con el éxito que luego tuvo el videojuego, y la saga Mortal Kombat en general, no resulta tan raro que se gastaran esa pasta. Se hizo un cómic -que se promocionaba en el propio videojuego, donde te decían cómo comprarlo-, dos pelis (la segunda se la podía haber ahorrado) y hasta hoy en día se han seguido haciendo versiones del videojuego. La última, la X, en 2015.

¿Y tú, eres más de Mortal Kombat II o de Street Figther II? ¿O tienes otro juego favorito de peleas?

Otros Artículos Interesantes


Deja tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Cibermonday MiArcade

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar